Controlar la diabetes con la alimentación

Controlar la diabetes con la alimentación

1019
0
Compartir

La diabetes es una enfermedad crónica cada día más frecuente en la población y en la que los niveles de azúcar (glucosa) en sangre están elevados debido a que la insulina no trabaja adecuadamente. La glucosa proviene de los alimentos que consumimos por lo que hoy voy a daros unas pautas para controlar la diabetes con la alimentación.

Antes de nada, debemos recordar que existen distintos tipos de diabetes. Los principales son la diabetes tipo 1, en la cual el organismo no produce insulina por lo que ésta tiene que ser administrada de forma exógena y la tipo 2, en la que el cuerpo sí es capaz de producir insulina, pero no en cantidad suficiente para regular los niveles de glucosa. Esta última también se conoce como diabetes no insulino-dependiente y es la más frecuente hoy en día. De hecho, su incidencia en la población está aumentando de manera notable en los últimos años debido en gran parte al estilo de vida que seguimos.

En mi opinión, uno de los problemas principales de la diabetes es que se trata de una enfermedad “silente”, “no duele” y ello hace que se observe una mayor falta de adherencia en los pacientes. Pero muchos no son conscientes de que con el tiempo, el exceso de glucosa puede ocasionar problemas muy serios como neuropatía periférica o ceguera, entre otros.

El tratamiento de la diabetes tipo 2 tiene que enfocarse en 3 direcciones: la alimentación, el ejercicio físico y en última instancia los antidiabéticos orales.

El ejercicio y la buena alimentación son algo clave en el control de la enfermedad, ya que pueden conseguir prescindir en un principio de los antidiabéticos orales. Pautas para controlar la diabetes con la alimentación:

  1. Seguir una alimentación equilibrada y variada adaptada a las necesidades de cada persona y evitar que se vuelva aburrida y monótona.
  2. Realizar varias comidas al día evitando las comidas copiosas
  3. Incluir alimentos con fibra en tu dieta para disminuir la absorción del azúcar.
  4. Evitar el consumo de alimentos dulces y postres, frituras, harinas blancas, miel, bebidas gaseosas, zumos envasados, carnes con muchas grasa, embutidos, y en general, alimentos que contengan altos contenidos en azúcar, sal y grasas.
  5. Aumentar el consumo de los siguientes alimentos por sus características ideales en el control de la glucemia (menestras, arándanos, fresas, cítricos ricos en vitamina C, hortalizas de hojas de color verde oscuro, tomates, pescado, leche, yogur descremado, nueces y granos enteros).
  6. Leer bien las etiquetas de los alimentos para diabéticos y no abusar de ellos porque a pesar de ser bajos en azúcares o sin azúcares añadidos algún porcentaje suelen tener de algún tipo de azúcar, por lo que hay que tener mucho cuidado con estos productos y no ingerirlos en exceso.

Fuentes:

*Esta información en ningún momento sustituye la consulta o diagnóstico de un profesional médico o farmacéutico.